El culebron que no cesa. La plaga de topillos en Castilla y León

Desde el año pasado las tierras de Castilla y León vienen siendo asoladas por una plaga de topillos que no hacen sino incrementarse con el tiempo por mas medidas que se tomen. Este problema lo han relatado estupendamente en este blog de Meneses de campos.
La administración autonómica sorda y ciega en un principio, no empezó a tomar medidas hasta que vió como el problema se complicaba con las manifestaciones de los agricultores( una, dos, tres,) que daban la voz de alarma y algun que otro foco de turalemia. Tomo como base El Norte de Castilla, uno de los periódicos mas antiguos de España y el mas antiguo de la comunidad de Castilla y León , que en esta plaga ha encontrado un filon para el relleno de sus páginas.

Así que hecho mano de su Hemeroteca y comienzo a describir el culebrón del verano que no tiene nada que envidiar a los famosos culebrones venezolanos de aquellas series como la famosa y pionera cristal.

Algunos presagiaron que la plaga se acabaría pronto, y a los pocos días se decreta oficialmente que había plaga.
Las primeras acciones fueron de repartir veneno, aunque ocasionaron mas de un quebradero de cabeza consiguieron en un primer momento los objetivos señalados
Los ecologistas como casi siempre, oponiendose a todo lo que se mueva pero sin dar solución alguna.
Otra plaga vuelve a aparecer en Avila y se va extendiendo por Zamora y Valladolid.

Se pide mas y mejor veneno, se crean grupos de cazaratones para el verano, aparecen miles de topillos ahogados en los rios y canales de la comunidad aunque esto no tiene que ver nada con la salud del ciudadano
Se da la voz de alarma por si estos roedores fueran de laboratorio, aunque se desmienten los rumores
Mientras tanto la plaga llega a los viñedos y se dan cifras del numero de animalitos, hectareas afectadas y nuevos casos de turalemia incluso producidos por cangrejos( lo nunca visto), aunque desde la administración se desviculan tales afirmaciones.
Se anuncian nuevas medidas como la quema de rastrojos( aunque no todos estan de acuerdo), la limpieza de cunetas y la aplicación de tubos de veneno en Villalar.
Los científicos creen que esto es cíclico y se volverá a repetir mas adelante, como lo hubo tiempo atras. Primeras apariciones en casco urbano, en piscinas y mas turalemia.
Ya son 220.000 las hectareas afectadas y se cogen a calderadas. Se crea una comisión de seguimiento y la administración central ofrece apoyo.
Las protestas siguen y se preveen malas cosechas aunque ya se han limpiado 367 kilometros de cunetas, si no hay mal que por bien no venga. El problema comienza a verse como nacional, por lo que se pide pagar los platos rotos a medias.
Se pide ayuda a la universidad y al comité científico, alguno se fabrica un arado tuneado, la Junta cree haber encontrado el balsamo de fierabras , otros buscan la soludión en los cuentos y hay quien quiere hacer negocio con ello. Algunos se van de fiesta y se olvidan que hay plaga, los ecologistas vuelven a espantar y las cosechas de cereal no son tan malas como se esperaban
Se contratan los servicios de un experto aleman, como que en España no hubiese expertos.
Y los topillos prueban el vino lo que les gusta en exceso.
Lo que antes eran cinco ahora son seis pero menos mal que han acabado las vacaciones y con ello se acabará la plaga.

Continuará…

Fuente: Hemeroteca El Norte de Castilla, Arsenio Escolar, Meneses de Campos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: